Experimentos caseros divertidos

Un experimento casero divertido ideal para los niños ya que no hay ningún tipo de riesgo.
Para la experiencia necesitaremos:

  • un vaso grande con agua
  • un vaso pequeño
  • papel de cocina 

El experimento es muy simple, simplemente se cortar un pedazo del papel de cocina y se introduce en el vaso pequeño. Entonces, sumergimos ese mismo vaso en el grande sin que se caiga el papel. Cuando sacamos al vaso chico del grande podemos notar que el papel está seco.
Lo que ocurrió fue que la presión del aire no le dio entrada al agua y esto fue lo que impidió que el papel se mojara, pero si inclinaríamos el vaso cuando este sumergido ya no habría presión, entonces si se mojaría.

2 Comentarios

  1. Anónimo
  2. Anónimo

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *