Objetivos:

Realizar reacciones químicas que al desprender gases nos permitan inflar un globo sin la necesidad de soplarlo.

Estos experimentos caseros no causan mayor riesgo, por lo que es aconsejable para niños.

Fundamento Teórico:

Una reacción química es un proceso por el cual una o más sustancias, llamadas reactivos, se transforman en otra u otras sustancias con propiedades diferentes, llamadas productos.

En una reacción química, los enlaces entre los átomos que forman los reactivos se rompen. Entonces, los átomos se reorganizan de otro modo, formando nuevos enlaces y dando lugar a una o más sustancias diferentes a las iniciales.

Materiales:

  • Globo (como el que se usa en los cumpleaños)
  • Botella de gaseosa de 500 cm3
  • Bicarbonato de sodio (se compra en las farmacias)
  • Vinagre
  • Cucharita de plástico

inflador quimico

Procedimiento:

1. Colocar un poco de vinagre en la botella de gaseosa (hasta llenar 1 cm del fondo).

2. Colocar en el interior del globo una cucharadita bien llena de bicarbonato de sodio.

3. Manteniendo la botella bien derecha para no derramar el vinagre y con cuidado que no caiga el bicarbonato al interior de la botella, ajustar el globo en la boca.

4. Para que se produzca la reacción química entre el bicarbonato de sodio y el vinagre debemos hacer que estas dos sustancias se mezclen. Sosteniendo la botella con una mano, levantar con la otra el globo y agitarlo para que caiga el bicarbonato al interior de la botella.

5. Observar el resultado de la reacción.

Explicación:

Cuando se ponen en contacto el vinagre con el bicarbonato de sodio se produce una reacción química que genera un nuevo producto, en este caso un gas llamado dióxido de carbono, que es el responsable que el globo se infle.

El dióxido de carbono es el mismo gas que se encuentra en todas las bebidas gaseosas y espumantes. También lo producimos nosotros en nuestro organismo durante el proceso de la respiración.