La realización de cohetes de agua, puede ser muy simple, pero de acuerdo a como sea la forma y calidad de nuestro artefacto este podrá volar de formas diferentes.

Lo que se necesita es muy simple de conseguir, dos botella de dos litros y cuarto de forma que una quede como el cuerpo del cohete y a la otra se le corta la cabeza para dejarla como punta de nuestro cohete. Tres aletas hechas de cartón o preferentemente de madera balsa, una faja para adherir las aletas que puede ser una carpeta de plástico o radiografías.
Y finalmente plastilina y bolsas para colocar en la punta del cohete de forma que se amortigüe el golpe que se genera al final del recorrido.

El dibujo nos demuestra como es el modelo del cohete que con nuestro lanzador y ya con una presión de al menos 60 PSI podrá volar y alcanzar distancias o alturas considerables.