Las celdas solares son dispositivos que convierten la energía lumínica proveniente del sol en electricidad. En el siguiente experimento casero construiremos una celda solar que no es muy eficiente pero que podrá servir para demostraciones tanto en una feria de ciencias como para con alumnos en un colegio.

Los materiales necesarios para el siguiente experimento que tendrá una duración aproximada de una hora serán:

  • Dos clips de los llamados “quijada de caimán”
  • Un pedazo de lámina de cobre de 30x30cm, sería ideal que fuera ni tan delgado ni tan grueso, pero igualmente funcionará con lo que se encuentre
  • Sal de mesa
  • Un micro-amperímetro o un tester bastante confiable
  • Tijeras para cortar metal
  • Una botella de plástico descartable o un frasco de vidrio que tenga boca ancha
  • Agua limpia
  • Papel de lija
  • Una hornalla eléctrica que se vuelva roja cuando levanta temperatura
El primer paso es cortar un pedazo de cobre del tamaño de la hornalla, todo de forma pulcra para no dejar manchas de grasa en la lámina y lavamos a esta, luego la lijamos un poco. A continuación la colocamos sobre el calentador hasta que llegue al máximo (durante el proceso se verán bellos colores rojos o violáceos producto del óxido)
Cuando el calentador esté al rojo vivo la lámina se cubrirá con óxido cúprico, debemos dejarlo calentando por al menos mitad de hora para que la capa negra aumente en su volumen.
Luego de los treinta minutos se apaga la hornalla y dejamos que se enfríe lentamente, este paso es importante.
Ahora debemos frotar el cobre debajo del agua para separar los pequeños trozos, todo de forma muy suave.
Debemos hacer lo mismo con otra lámina de cobre del mismo tamaño, se doblan las dos piezas de forma que entren dentro del frasco o la botella que elegimos pero sin tocarse.
El óxido debe ir en dirección al exterior de la botella, acto seguido pondremos los dos clips en cada lámina.
Conectamos el clip de la lámina hacia el terminal positivo del micro-amperímetro o el tester. El clip con óxido va al terminal restante.
Finalmente derramamos agua salada (tres cucharadas de sal) en la botella teniendo en cuenta que no alcance a los clips, debemos dejar tres centímetros de espacio entre el agua y los clips ya que es de vital importancia que estos no se mojen.
El tester debería indicar al menos 6 micro-amperios de corriente, la celda solar funciona como una batería debido a que el agua salada la hace funcionar como una pila electro-química. 
Por si queda alguna duda y de forma más gráfica en los siguientes videos habrá más información referente a la construcción de estas ingeniosas celdas solares caseras: