El caleidoscopio es uno de los juguetes más antiguos. Sin embargo, el conocimiento de su existencia no se extendió a gran escala sino hasta luego de haber sido patentado de manera oficial apenas en el siglo XIX. Fue presentado por físico David Brewster, procedente de Escocia, en el año 1816. A continuación presentamos una actividad que permitirá crear un caleidoscopio sencillo y entender su funcionamiento.

¿Cómo crear un caleidoscopio en casa o escuela?

El primer paso consiste en reunir los siguientes materiales y herramientas:

  • Tubo de cartón de 20 centímetros de largo.
  • Un trozo de cartulina negra.
  • Cuatro hojas de folder de plástico.
  • Papel cebolla.
  • Bolsa de plástico transparente.
  • Papel de regalo.
  • Perlas de colores.
  • Papel de colores picado.
  • Stickers.
  • Cinta adhesiva.
  • Una regla.
  • Lápiz o marcador.
  • Cuchilla o exacto.
  • Tijeras, por seguridad, de punta roma preferiblemente.
  • Banda de goma o liga.

Luego de recolectar todos materiales del listado, entonces procederás a seguir de manera cuidadosa el procedimiento para crear un caleidoscopio, el cual describimos a continuación:

  1. Con ayuda del lápiz o el marcador, dibuja un rectángulo de 20 cm de largo por 10 cm de ancho sobre una de las hojas de folder de plástico.
  2. Con las tijeras, recortar el rectángulo de folder.
  3. Nuevamente, dibujar tres líneas horizontales sobre el rectángulo de folder recortado, las cuales conformarán a su vez rectángulos de igual tamaño. La excepción será el cuarto, que será mucho más angosto.
  4. Lo siguiente es doblar el folder de acuerdo a las líneas trazadas. Con ello, este adquirirá la forma de un triángulo. Es importante, que la porción más angosta se ubique por fuera.
  5. Colocar cinta adhesiva sobre el lado más corto del triángulo de folder.
  6. Ahora, se introducirá el triángulo de plásticos dentro del tubo de cartón de 20 centímetros.
  7. Ubica el tubo de cartón con el triángulo adentro, sobre el trozo de cartulina negra.
  8. Con el lápiz o un marcador de color, traza el contorno.
  9. Recorta el contorno dibujado. Con ello obtendrás un pequeño disco.
  10. Con cuidado, haz un agujero en el centro del disco de cartulina.
  11. Une el disco con el extremo del tubo de cartón con ayuda de la cinta adhesiva.
  12. Colocar sobre el otro extremo del tubo, un trozo de bolsa de plástico.
  13. Presionar un poco sobre ella, de tal forma que se forme una depresión.
  14. Sobre la depresión de la bolsa, colocar las perlas y pequeños pedazos de papel de colores.
  15. Sobre la depresión con las perlas y papelillos, colocar un trozo de papel cebolla que sobresalga de los límites de la circunferencia del tubo.
  16. Ajustar firmemente con la liga.
  17. Recorta los excesos de papel cebolla y de bolsa bajo la liga.
  18. Forra el tubo con el papel de regalo o los stickers.

Explicación del caleidoscopio

El extremo del tubo que posee el agujero comprenderá el visor. Por medio de él, podrás observar el interior del mismo. El otro extremo, por su parte, comprenderá todas las imágenes que se visualizarán desde el otro lado. Al mirar a través del visor del caleidoscopio, se podrán apreciar una gran cantidad de imágenes en la superficie de tres espejos que conforman un triángulo, y que a su vez generarán reflexiones de un espejo dentro de otro espejo.

Crear un caleidoscopio, por tanto, además de ser una actividad muy sencilla y divertida, permite disfrutar de un espectáculo visual que representará un entretenimiento seguro para los niños, mientras comprenden de manera sencilla el fenómeno de la reflexión.