Las incubadoras son ingeniosos métodos que se han popularizado, debido a que son experimentos divertidos de hacer, y sobre todo si se practican en familia. Comprar una incubadora puede resultar muy costoso, pero al momento de hacer una en casa es tan económica, y se hace con material tan simples que incluso es probable que no tengas que comprar nada.

Guía de elaboración de una incubadora casera

Primer paso

Como primer paso se debe buscar una caja de cartón, o hielera de anime, la cual será la base de todo el experimento y de la estructura de la incubadora casera. Cabe destacar que las hieleras de anime son aislantes térmicos, por lo que resultan mejores para este experimento.

Segundo paso

Para proseguir con la construcción de la incubadora casero, se deberá abrir un hueco en el que se pueda introducir una bombilla de 25 vatios, la cual se cubrirá con cinta aislante para evitar riesgo de incendio.

Tercer paso

Para este paso se debe buscar una malla o reja, con el fin de hacer una especie de barrera, con el fin de que los huevos no se calienten demasiado y termine por dañar el experimento de la incubadora casera.

Cuarto paso

Es importante que exista humedad dentro de la incubadora, por lo que se deberá colocar un envase con agua, o preferiblemente un tazón o plato. Un buen consejo para controlar el nivel del agua, es el de colocar una esponja en el plato.

Quinto paso (Opcional)

Es recomendable colocarle una ventana a la hielera, o caja de cartón, con el propósito de observar el avance de los pollitos, y a la vez tener un mejor control del procedimiento.

Para efectuar este procedimiento, se debe cortar en la tapa de la hielera un rectángulo del tamaño del vidrio que se tenga, y pegarlo a los bordes, o en caso de querer fabricar una incubadora casera mas estructurada, se puede hacer un sistema de bisagras para abrirla con más facilidad.

Sexto paso

Siempre es bueno tener en estas incubadoras un termómetro, pero el más recomendable es uno digital, que ayudara a conocer la temperatura exacta en el momento preciso, y lograr tener controlado todo el proceso de incubación debido a que este mostrara con dígitos en su pantalla los niveles de calor que pueda tener el experimento.

Séptimo paso

Llego el momento de probar la incubadora casera, y esto obviamente es antes de comenzar con el experimento, debido a que la temperatura y la humedad deseada deben ser estudiadas para conseguirlas sin mucho esfuerzo a la hora de comenzar con el proceso de incubación.

Octavo paso

Una vez ya esté todo instalado, y se haya probado la incubadora casera, dejando como resultado un positivo procedimiento, sería el momento perfecto para comenzar con la incubación de los pollitos, por lo que se deberán colocar en la misma.

Cabe destacar que los huevos deben ser fertilizados, ya que los huevos que venden en súper mercados no servirán para dicho proceso.

Noveno paso

Para que el proceso de incubación sea efectivo, es necesario saber que este dura alrededor de 21 días, por lo que es sumamente importante apuntar la hora exacta en el que se colocaron los huevos, con la finalidad de sacarlos a los 21 días exactos guiándose por horas y minutos.

Decimo paso

En el día 21 se tendrá que montar vigilia de los pollitos, debido a que empezaran a nacer, aunque estos se tarden aproximadamente 12 horas en poder romper el cascaron.

Es importante fijarse de que si los pollitos no han logrado salir en 12 horas, se tendrá que optar por ayudarlos rompiendo el cascaron con las manos.

Consejos extra

  1. Como primer consejo marca los huevos por ambos lados para irlos rotante tres veces por día, con la finalidad de que puedan sentir el calor simétricamente.
  2. Tras pasar la primera semana con una linterna asegúrate de que los huevos estén fértiles alumbrándolos por debajo.