Han terminado las vacaciones y es tiempo de que los pequeños de la casa regresen al colegio. Pero esto no tiene que ser aburrido, al contrario, existen formas fáciles y prácticas de hacer de la vuelta a clases un evento divertido. Se trata de los experimentos caseros, una manera original y única de aprender principios científicos básicos, algo fundamental en la educación de todo niño.

experimentos caseros para la vuelta al colegio

Aprender haciendo es uno de los mejores métodos para grabar lecciones y enseñanzas en la mente de los pequeños, fomentando la imaginación, creatividad y la habilidad para la resolución de problemas. A continuación se mostrará una recopilación de los mejores experimentos para hacer en casa.

Un arcoíris hecho en casa

Un arcoíris es un fenómeno óptico que aparece cuando la luz del sol se refleja en las gotas de agua esparcidas en la atmósfera. De esta manera, la luz se descompone en los siete colores que se pueden visualizar: amarillo, naranja, rojo, verde, cian, azul y morado. Es común observar un arcoíris mientras llueve, pero ya no será necesario esperar a que las condiciones climáticas sean perfectas, pues se podrá crear en casa. Para realizar este experimento se necesitan los siguientes materiales:

  • Un recipiente de vidrio
  • Un espejo pequeño
  • Agua
  • Papel blanco

Para crear un arcoíris en casa se debe colocar el espejo en un ángulo de 45 grados dentro del recipiente de vidrio lleno de agua. Luego, se coloca el recipiente cerca de una ventana de manera que la luz solar se refleje en él, y se dirige el espejo a una pared o papel blanco. Si se hace de forma correcta, se podrá apreciar un lindo arcoíris.

Pero esta no es la única forma de crear un arcoíris en casa. También se puede lograr con los siguientes materiales:

  • Un recipiente de vidrio
  • Jabón líquido verde
  • Agua
  • Alcohol
  • Colorante de alimentos
  • Un gotero
  • Miel

Primero, se vierte la miel en el recipiente sin que toque los lados, después se añade el jabón líquido verde. Previamente mezclar agua con colorante azul o morado y añadir al recipiente. Luego se combina alcohol con colorante rojo y se vierte en el recipiente con un gotero. Finalmente se podrán apreciar franjas de colores similares a un arcoíris y el efecto será aún mejor si se coloca una bombilla. Los elementos permanecen separados debido a que la densidad de cada uno de los líquidos es distinta, por lo que no pueden mezclarse entre sí.  

El invierno ya está aquí

El invierno se acerca, pero ya no será necesario esperar a que llegue esta estación para disfrutar de la nieve. Con elementos fáciles de hallar en casa se podrá hacer este experimento. Simplemente se necesitará:

  • Agua
  • Pañales
  • Un vaso
  • Un cuenco

Para empezar, se debe abrir el pañal y sacar el algodón con la ayuda de unas tijeras. Luego se desmenuza este algodón sobre un cuenco para extraer un polvo blanco llamado poliacrilato de sodio (un polímero cuya función principal es absorber líquidos). Después se coloca este compuesto en un vaso, se le agrega un poco de agua, unos 100 mililitros, y se espera durante unos segundos.

Se percibirá como el agua se solidifica y forma pequeños cristales como nieve de manera instantánea. Este experimento será muy divertido para realizar con los pequeños de la casa, pues sin duda disfrutarán el momento. Sin embargo, es importante evitar que los niños ingieran o inhalen este polímero, ya que es tóxico, por lo que hay que tener precaución.

Slime que brilla en la oscuridad

El slime o blandiblú es una masa viscosa moldeable que resulta agradable al tacto y es atractiva para niños, e incluso adultos. Esta masa se puede crear con distintos colores y texturas, y en este caso, brillará en la oscuridad. Para hacer slime en casa se necesitará:

  • Cuatro patatas
  • Agua
  • Un cuenco
  • Agua tónica

Se deben cortar las patatas en trozos pequeños, colocarlas en un cuenco y verter abundante agua. Se revuelven y dejan reposar durante unos minutos hasta observar que el agua cambia de color. Luego se cuela esta mezcla para separar las patatas del agua y se deja reposar durante poco tiempo; se observará una sustancia blanca que se depositará en el fondo del recipiente.

Esto es el almidón, el cual contiene fosfato, responsable de crear viscosidad en la mezcla. Una vez que se obtiene el almidón, se  añade agua tónica, la cual contiene sulfato de quinina, el elemento responsable de que la masa brille en la oscuridad bajo luz ultravioleta. Se debe batir suavemente hasta obtener una pasta homogénea.

Mientras la mezcla se mantenga en movimiento será una masa sólida. Al contrario, si se deja en reposo pasará a estado líquido. Esto se debe a que se ha creado un fluido no newtoniano, es decir, no tiene una viscosidad definida, por lo que actuará como un sólido al ejercer presión y como un líquido al estar en reposo.

Se pueden encontrar muchas más ideas para realizar con los experimentos caseros de Ikkaro, con los que los niños descubrirán formas fáciles y divertidas de comprender las maravillas de la ciencia mediante elementos disponibles en cualquier hogar.

Cómo hacer hielo instantáneo

Este experimento es realmente sencillo y los niños quedarán asombrados al hacerlo. Hacer hielo nunca fue tan fácil y rápido con este método. Los materiales necesarios para realizarlo son:

  • Una botella de plástico
  • Agua

Primero se debe llenar la botella plástica con agua y cerrarla adecuadamente. Luego se coloca la botella en el congelador durante dos horas y cuarenta y cinco minutos exactamente, pues es el punto preciso en el que el agua se encuentra todavía en estado líquido, pero lo suficientemente fría.

Una vez que se ha sacado la botella del congelador, se golpea con la mano e inmediatamente el agua se congelará. ¿Por qué ocurre esto? Al  golpear la botella se genera y acumula energía, la cual desencadena la cristalización del agua, lo que finalmente produce hielo.

Estos son solo algunos experimentos sencillos y divertidos para realizar en casa y despertar la curiosidad de los niños hacia la ciencia. La imaginación es la única limitación, así que es momento de poner manos a la obra.